lunes, 17 de septiembre de 2007

La Vid: condiciones Optimas de Suelo y Clima


Clima: lo ideal son climas templados, cálidos, secos , semideserticos. Los mostos de climas cálidos son ricos en azucares y pobres en acidez, de ahí que en nuestro país se permite la practica de corrección de acidez, en cambio los mostos de climas fríos ( casos como en Europa ) son pobres en azúcar y ricos en acidez, donde allí se permite la adición de azúcar llamada "chaptalización". Esta labor esta prohibida en nuestro país.


Amplitud Térmica: las grandes amplitudes térmicas favorecen al crecimientos ideal de los viñedos. Es la diferencia que existe entre la temperatura diurna y la nocturna : si durante el día tenemos temperaturas de 40°C y durante la noche una temperatura de 18°C, esa diferencia se denomina amplitud térmica. Estos fenómenos se dan en zonas de altura ( mas de 900 metros. Esto favorece a la planta, durante el día se exige, y durante la noche hace reposo, favoreciendo así su longevidad


Promedio Anual de Lluvias: no debe exceder los 600 milímetros anuales, en nuestro país, en las provincias vitivinícolas, el promedio no pasa los 250 milímetros anuales. Menos humedad, disminuimos los riesgos de enfermedad en la vid.


Latitud: En una barrera infranqueable para la vid, cuya producción se restringe a al franja comprendida entre los paralelos 30° y 50° latitud norte y 30° y 40° latitud sur.


Suelo: la vid es una planta que se adecua a suelos áridos y desérticos, con grandes contenidos de minerales, suelos micosos, arenosos, arcillosos-arenosos, generalmente suelos profundos, pedregosos. De estos suelos se obtienen vinos de alta calidad, no así en suelos fertiles, compactos, gumiferos o húmedos, donde la planta practicamente no se desarrolla. El suelo es fundamental para la subsistencia de la vid.